Navidades en Ezcaray, La Rioja

Publicado el 22 December 2012
Archivado en EZCARAY, LA RIOJA, LO MEJOR | 1 comentario

Este vídeo que compartimos en Siento Ezcaray nos abre las posibilidades turísticas de nuestro valle y de La Rioja en su conjunto. Nos muestra algo más que el tradicional turismo de vino tan relacionado y asociado a la idea de La Rioja y a todo lo relacionado con la gastronomía y ese mundo tan particular del tapeo y el chiquiteo que sigue siendo toda una realidad día a día por las calles de Logroño o de cualquier otro pueblo de esta comunidad.

¿Qué tenemos en Ezcaray además de vino? Podemos disfrutar de unos días de relajación en la nieve ya que la estación de esquí de Valdezcaray forma parte de los atractivos de este valle y dista apenas una hora de los principales núcleos urbanos de todo el norte de España. Podemos disfrutar de las compras en las numerosas tiendas de artesanía riojana que se encuentran distribuidas en diferentes rincones de la villa, por supuesto de los productos típicos de La Rioja que además del vino nos ofrecen sus tiendas, …

¿Queremos pasear? A 4 horas de Ezcaray perdiendose entre los valles de la sierra llegamos a la cuna del castellano en San Millán, lugar en el que encuentran dos de los monasterios de La Rioja más relevantes. Es la senda del Castellano. Pero cualquier otro recorrido te será igualmente gratificante. Consulta las rutas por Ezcaray en una de nuestras anteriores entradas.

Lo dicho, Ezcaray es de Valde, como Ezcaray no hay.

Share

Ezcaray es igual a jornadas micológicas

Publicado el 10 November 2012
Archivado en PASEO | Comentar este artículo

jornadas micologicas de ezcaray

Jornadas micológicas de Ezcaray

Las jornadas arrancarán a las 8 horas,  en la plaza del Conde de Torremuzquiz, con la acostumbrada salida al campo para la recolección de especies que engrosarán la exposición de mañana .  Los ejemplares podrán entregarse para su clasificación a partir de las 16.30 horas en el edificio ‘El Fuerte’, otro lugar de referencia para el aprendizaje. El programa  se completará, como cada año,  a las 20 horas en la plaza del Conde de Torremuzquiz, con un concierto de la Banda Municipal de Música y del coro Víctor Monge Bengoa. El ‘día grande’ de las jornadas será mañana. Desde las 11 hasta las 15.30 horas podrá visitarse en la plaza de la Verdura (en caso de lluvia se trasladaría al polideportivo municipal) la XXI Exposición Micológica, la más completa en muchos cientos de kilómetros a la redonda.

También se montará un habitat micológico y de fauna de valle,

habrá una degustación de setas,

la entrega de premios del concurso de pintura infantil y manualidades de setas,

o de los que reconocen la seta o conjunto de ellas más interesantes,

y un sorteo de dos lotes, cada uno de ellos compuesto, entre otras cosas, de una cesta rebosante de ‘boletus edulis’.

Cada año se recrea este mismo ritual con diferentes variaciones motivadas por las aportaciones de la actualidad. Este año es la presentación del libro de Carmelo Úbeda sobre las setas de este valle del Oja, otras puede ser la presencia de algún naturalista de especial renombre, … Siempre iguales y siempre distintas. 

 

 

Share

Ezcaray, veraneos eternos

Publicado el 11 May 2012
Archivado en veraneo | Comentar este artículo

Esta evocación va de cuando no existían casas rurales en Ezcaray. No existían casas rurales pero sí que muchas familias utilizaban alguna de las habitaciones libres que tenían en la casa para alquilarlas y ganarse así unos ingresos extras que venían muy bien en las situaciones que allá por los años 60 nos toco vivir. Era, fue, una crisis en cierto modo parecida a la actual y también diferente por otros motivos. Pero muchos trabajadores se quedaron en el paro y tuvieron que pensar cómo hacer frente a los gastos que una familia acarreaba. 

Mi padre que trabajaba en La Unión, aquella fábrica que hubo de boinas camino del molino y que siempre hemos visto cerrada resultaba ser una importante empresa textil que de la noche a la mañana, cuando a la gente le dio por pensar que las cabezas podían ir perfectamente al descubierto, se quedó sin cartera de pedidos y tuvo que cerrar. 

Entonces mi madre hacía labores en las casas de los veraneantes y además aprovechaba que teníamos una habitación libre en casa para alquilarla en los meses de verano. Aquello nos daba una vida especial y aunque casi no coincidíamos con los inquilinos ( Consuelo, José Luis, … recuerdo que se llamaban) su presencia ambiental era un acontecimiento en un Ezcaray en el que los veranos en realidad eran cortos y los inviernos, en exceso, largos.

No había casas rurales en Ezcaray, es verdad. Tampoco en España se habían inventado. Pero tanto los veraneantes como los del pueblo ya habíamos encontrado algunas formas de entendimiento.

Share

Ezcaray, algo más que valle y monte

Publicado el 3 November 2011
Archivado en EZCARAY | 1 comentario

Sentir Ezcaray es mucho más que evocar determinadas vivencias. Sentir Ezcaray puede ser una manera de vivir el entorno cotidiano sea el que sea y saber que a pesar de las distancias el paisaje con el que uno se identifica sigue ahí a pesar de la distancia y el tiempo y que en cualquier momento ese entorno vuelve a ti en cada nuevo lugar que encuentras.  ¿Pinares?Como los de Ezcaray, no hay. El de la estación, el pequeño pinar de Santa Bárbara, … Que vas a caminar porque te lo aconsejan, que lo necesitas, que es lo que te conviene para bajar el colesterol, … Ahí en tu memoria sigue el paseo de los estudiantes, el del sauco, el del molino, el cardizal, …

En fin, que sentir Ezcaray es eso, una actitud existencial. ¿Se entiende?

 

Para todo lo demás sin embargo, siempre tendremos las fotos de Ezccaray. La colección que puedes ver aquí está en continuo crecimiento y no es sino una recopilación de todas las que podemos encontrar en internet.

 

Share

Las tiendas de la Plaza de la Verdura

Publicado el 31 October 2011
Archivado en EZCARAY, LO MEJOR | Comentar este artículo

Para mí en la Plaza de la Verdura siempre estarán la tienda de La Carlina y la de Las Monges. También recuerdo la tienda de bicicletas de José y ya camino de la casa de Buscarini la de la relojera de Santo Domingo. Enfrente de ésta se encontraba la pastelería de La Marina (y sus bollos de nata que ya no he vuelto a probar en ningún otro sitio).

Pero en la plaza de La Verdura eran básicamente dos, La Carlina y Las Monges. Esta última era más grande y tenía más surtido de cosas pero a mi me pillaba un poco más cerca la de La Carlina y era en ella en la que más compraba las chucherías que en aquellos tiempos se podían comprar, ya ves, con un real de peseta, con la cuarta parte de una peseta: algún caramelo, pipas, cromos, algún chupachups, …

Ambas tiendas estaban siempre a rebosar y todo lo que no cabía en los estantes estaba sobre los mostradores y lo que no cabía en los mostradores se arrinconaba por el suelo dejando el espacio justo para los compradores,… Lo que no cabía en el suelo estaba en la puerta de la calle que servía de ampliación de los escaparates que simplemente eran ventanas protegidas por un cristal.  Las compras en Ezcaray, vistas así, tenían un aire de aventura que cada vez que uno entraba en una de estas tiendas se ponía en marcha.

 

Share

La moda de las setas en Ezcaray

Publicado el 28 October 2011
Archivado en COCINA RIOJANA, EZCARAY | Comentar este artículo

Las jornadas micológicas de Ezcaray que ahora cumplen su vigésima edición aparecieron en Ezcaray vete tú a saber cómo y por qué. No lo recuerdo. Puedo imaginar que la constante afluencia de residentes en el País Vasco y el crecimiento residencial en la villa propiciaría en algún momento estancias y viajes en  la época otoñal y que la afición real existente en el País Vasco a la recogida de las setas acabó por enraizar también en Ezcaray.

Cuando yo disfruté de mi infancia allí el monte nos daba un sinfín de frutos según la época del año en la que nos encontrásemos. En verano eran las fresas silvestres tan menudas. Sí que costaba recoger un buen puñado.  En setiembre las moras servían para  amenizar los recorridos a un lugar y a otro por sendas y callejas.  Tal y como iban madurando nos las íbamos comiendo.  En octubre las nueces de unos y otros lugares, recuerdo el nogal junto al cementerio especialmente,  permitían pasar buenos ratos. Mi padre siempre fue especialista en los castaños de la calle Gallarza.  En los montes, en el interior de los hayedos, las alfrices eran una gran opción. Ahora sé que se llaman también hayucos.  Por el mismo pinar de la estación lo más buscado eran las anavias y la endrinas. Pero de las setas no recuerdo ningún interés especial. Las jornadas micológicas me expresan un gran salto en el tiempo que no quiero considerar.

 

Share

De la caza y la pesca al esquí y el golf

Publicado el 28 October 2011
Archivado en EZCARAY | Comentar este artículo

Seguramente no es así de simple el tema de los deportes en Ezcaray. Lo que yo recuerdo es que la caza y la pesca formaban parte de las actividades con las que mi padre solía despejarse del trabajo cotidiano. En sus intentos de transmitirme ambas aficiones, principalmente la de la caza me solía proponer unos madrugones de órdago cuando apenas contaba con 10 años, con la intención de encontrarnos en lo alto del borreguil, por ejemplo, antes de que amaneciese. Otras veces se trataba de la codorniz y salía al atardecer a recorrer los campos recién segados  y seguir el rastro de algunas de ellas. Solía tener bastante acierto y siempre llegaba a casa con alguna presa en el zurrón o colgando en la cintura. Pero a mi esas prácticas no me calaron y pronto se dio cuenta de que mis preferencias no iban por ese lado cinegético.

Ahora, ya desde hace unos años, lo que impera es la práctica de deportes menos expoliantes. El esquí, el frontón, el fútbol, el golf, …  Hasta estaba proyectado un campo, creo. Parece que la crisis se lo ha llevado por delante. Sin embargo para practicar el golf no hace falta dejar de vivir en Ezcaray. A tan solo 20 kilómetros,  cerca de Santo Domingo de la Calzada, en Cirueña disponemos de un magnífico campo de 18 hoyos.  Y la ventaja es que el golf se puede practicar siempre que se quiera y en cualquier época del año. Su única pega  es que es un deporte caro y elitista debido a lo que puede costar el mantenimiento de los campos y el material que se necesita para practicarlo. Pero seguro que habrá quien piense que esto no es nigún contratiempo sino más bien un signo de distinción.

 

Share

Halloween en Ezcaray …

Publicado el 27 October 2011
Archivado en Uncategorized | Comentar este artículo

No tenía este nombre eso seguro pero era la fiesta de las calabazas, de las calaveras encendidas. Se cogía una calabaza y se la rebanaba una tapa que permitía trabajarla por dentro. Había que vaciarla. Luego simplemente se buscaba una buena ubicación para una vela y …  Lo más divertido era hacer la boca, los ojos y la nariz. Los ojos eran fáciles, dos círculos, la naríz un buen triángulo isósceles y la boca, … La boca era lo más interesante.  Lógico, una media luna sonriente, pero en ella los dientes eran simples palillos clavados arriba y abajo que dejaban enormes huecos entre ellos.

A partir de ese momento, con la calabaza en brazos había que ir a meter miedo por las calles a todo el que se pusiese por delante pero más que miedo lo que se generaba era curiosidad.

Lo de los disfraces góticos ha venido luego. Fruto todo ello de la globalización. Ni siquiera sé si en Ezcaray estas nuevas costumbres han calado. Desde internet sólo se hace referencia a algún concurso fotográfico y a alguna fiesta escolar.

Share

El puente de Canuto, o de La India o …

Publicado el 18 September 2011
Archivado en evocación, EZCARAY, GLERA | Comentar este artículo

Ese puente roto que dice Diego Martín A. del que él ha estudiado su historia y su origen y del que ha desvelado el sentido de su existencia como paso obligado y natural sobre el Río Oja, o como siempre hemos dicho en Ezcaray, sobre La Glera, camino de Turza y de San Millán a través del pinar de la estación desde Pradoluengo, ese puente roto, digo siempre fue un basusrero, al menos durante los años de mi infancia en la que no sé cómo, siempre encontrábamos de lo más interesante todos aquellos lugares en los que no había otra cosa que peligro. La de horas que pasé bajo el primer ojo del puente buscando qué sé yo qué o muy cerca de él tirando lo que se llamaban botes de carburo aprovechando alguna pequeña poza de agua y alguna cerilla.

Hablo de este puente de Canuto, o del solar de San Felipe en el que se amontonaron durante muchos años todas las piedras de la iglesia de ese nombre, o del río de las ratas, callejón por el que no pasaba nadie, …

Dice Diego:

Pero el río Oja, en palabras del historiador Merino Urrutia, fue «de fuerte régimen torrencial» y causó «muchos daños en pasos y puentes». Tanto es así que antiguamente los serranos salvaban su cauce con zancos y caballerías. Es más, al parecer, el propio «puente roto» debe de ser la reconstrucción del puente original, levantado en el siglo XVI y al que en su día destruyó otra de las terribles riadas del Oja, provocadas por el deshielo de las montañas. Su historia no está muy clara. Y menos claro aún es su nombre. A la denominación popular «puente roto» se suma una falsamente oficial: «puente de La India»; y, por deformación del lenguaje, «puente Landía», «Alandia»… Así lo denomina el cartel informativo que se encuentra en su entrada y que apenas da más datos evidentes: está construido en mampostería y piedra sillar, sus arcos son escarzanos, los restos miden 34 metros de largo y 4,5 metros de alto… Y también apunta a que la riada que lo derribó se produjo alrededor del año 1881, que pudo ser, en realidad, la que se llevó el puente original y la que derribó otro en Ojacastro y dos más en Casalarreina.

Share

Ezcaray está en Sevilla

Publicado el 11 September 2011
Archivado en COMER | 1 comentario

Ezcaray está en Sevilla y es un restaurante de los que podríamos llamar del norte. A través de su página web puede uno conocer su historia, a sus dueños, la filosofía de su cocina, ver su carta,…

Es una grata sorpresa que el nombre de nuestro pueblo haya llegado tan al sur, como en la película.

La paradoja que se nos ocurre es que comer en ezcaray puede pasar por un recorrido previo por el barrio de La Cruz, una vueltecita por el Guadalquivir, una visita al barrio de Triana o simplemente una necesidad imperiosa de evitar la distancia y romper con la nostalgia y en un abrir y cerrar de ojos entrar en Ezcaray.

Share
Sigue buscando »