Ezcaray, veraneos eternos

Publicado el 11 May 2012
Archivado en veraneo | Salir del comentario

Esta evocación va de cuando no existían casas rurales en Ezcaray. No existían casas rurales pero sí que muchas familias utilizaban alguna de las habitaciones libres que tenían en la casa para alquilarlas y ganarse así unos ingresos extras que venían muy bien en las situaciones que allá por los años 60 nos toco vivir. Era, fue, una crisis en cierto modo parecida a la actual y también diferente por otros motivos. Pero muchos trabajadores se quedaron en el paro y tuvieron que pensar cómo hacer frente a los gastos que una familia acarreaba. 

Mi padre que trabajaba en La Unión, aquella fábrica que hubo de boinas camino del molino y que siempre hemos visto cerrada resultaba ser una importante empresa textil que de la noche a la mañana, cuando a la gente le dio por pensar que las cabezas podían ir perfectamente al descubierto, se quedó sin cartera de pedidos y tuvo que cerrar. 

Entonces mi madre hacía labores en las casas de los veraneantes y además aprovechaba que teníamos una habitación libre en casa para alquilarla en los meses de verano. Aquello nos daba una vida especial y aunque casi no coincidíamos con los inquilinos ( Consuelo, José Luis, … recuerdo que se llamaban) su presencia ambiental era un acontecimiento en un Ezcaray en el que los veranos en realidad eran cortos y los inviernos, en exceso, largos.

No había casas rurales en Ezcaray, es verdad. Tampoco en España se habían inventado. Pero tanto los veraneantes como los del pueblo ya habíamos encontrado algunas formas de entendimiento.

Share

Comentarios

No hay mas respuestas