Ángel el vinatero

Publicado el 10 September 2011
Archivado en VINATERO, VINO | Salir del comentario

Ángel era el vinatero, Sabina su mujer. El hijo era pelotari, Pepito. Era la época en la que se jugaba en Tenorio y una pareja fija eran los hermanos Perdiguero, lo recuerdo bien.

Ir a comprar vino a casa del vinatero tenía su encanto. Era un local grande con el portalón siempre abierto y en su interior se amontonaban enormes cubas y no pocos pellejos de vino. El suelo estaba lleno de baches, debía ser de tierra pero el vino lo había teñido tanto que lo único que se percibían eran los numerosos charcos de vino tinto.

A veces no había nadie y tenías que gritar: ¡Sabina! Al cabo de un rato, tras bajar las escaleras desde su vivienda que estaba encima de la bodega llegaba ella o él y empezaba el ritual. Tú decías de qué vino querías tu garrafón y allí iba con su goma, la enchufaba por la parte superior y por el otro extremo chupaba con fuerza hasta que obligaba al vino de la cuba a salir y llenarme , por arte de magia, mi garrafón en el que previamente había colocado un buen embudo.

Tenía acceso por dos calles, la calleja y los soportales de la telefónica. Aún se conserva en estos una pequeña capilla. El local creo que es ahora un lugar de comidas, el rincón del vino.

Para ir a comprar el vino nunca tenía pereza.

Share

Comentarios

No hay mas respuestas